Image default
AGENDA DE GÉNERO Mujer con Propósito Noti-Mujer SONORA

7 PRIORIDADES PARA ORDENAR TU VIDA

El orden atrae la bendición, te enfoca, te quita el estrés, te da confianza, te inspira y te mantiene sana. Así que ordena tus prioridades para que tu vida se ordene.

Por: Dora Ortiz de Olivas/Terapeuta Familiar/Conferencista

El problema con algunas de nosotras es que dejamos lo primero para después. Por esta razón, muchas cosas que deseamos que sucedan, no suceden como queremos.

Un hábito importantísimo en nuestra vida diaria es poner nuestras prioridades en orden. Cada día hacer lo más importante para que ese día cumpla el propósito tal cual como el creador lo planeó.

Pensemos en cosas sencillas y prácticas:

Al cocinar, ¿qué ingrediente va primero, y qué pasaría si invierto el orden?

Al querer formar una familia, ¿qué hago primero, vivo con mi pareja y luego me caso o me embarazo primero?

¿Soy primero adulta y luego niña? y la lista sigue… y sigue..

Hemos querido ordenar nuestra vida según lo permitido y no según lo correcto.

Vamos haciendo lo que se nos ocurre y cuando menos pensamos, estamos en medio de un gran desorden; por eso vivimos frustradas, estresadas, preocupadas, ansiosas y buscamos un escape; y ese escape no es precisamente lo que nos va ordenar la vida, al contrario, puede que la desordene aún más. Tomamos decisiones equivocadas, basadas en emociones; presionadas por muchos factores menos por lo que es correcto.

Una chica en terapia me decía cuando comencé a hablarle del orden de prioridades: “Ya sé por qué mi vida, mi matrimonio y mi familia está en caos, tengo las prioridades invertidas, mi vida está muy desenfocada”. Lo emocionante es que ¡HAY SOLUCIÓN!

Todo tiene un orden perfecto. Y ese orden lo encontramos en el manual del fabricante.

Hace unos días en mi tiempo a solas, platicándole a Dios lo que había en mi corazón, le decía que tenía días incómodos, inconforme con algunas cosas.

Estaban sucediendo cosas buenas en mi vida y estaba contenta por ello, pero había un sentimiento extraño. Yo sabía en el fondo que necesitaba pasar tiempo a solas con Dios. Me di cuenta que “el día de la mamá” hacía dos semanas que se había pospuesto. El día de la mamá es algo que a mi esposo se le ocurrió hacer en casa, es un día donde yo como mamá descanso y él se encarga de todas las demandas de los niños y quehacer en casa y yo sólo paso tiempo a solas; escribo, descanso o hago lo que deseo (lo que más disfruto es que platico con mi diseñador por largas horas). Es un respiro semanal, por así decirlo, aunque disfruto a mi familia muchísimo, pero creo que me entiendes de qué hablo si eres mamá y esposa.

Tenía días que anhelaba mi tiempo a solas, habíamos salido de viaje en familia acompañados de unos amigos y aunque el lugar estaba un poco alejado del bullicio de la ciudad no pude estar sola, en intimidad con Dios. Aunque eran mis planes.

Yo soy de las personas que no me gusta que me midan el tiempo que paso con Dios así que ya en casa aparté un tiempo y traté de ser yo. A solas con él y en ese tiempo de intimidad, Dios me mostraba 2 pirámides. Una invertida y tambaleante, y la otra muy firme en el orden correcto. En ese momento estaba leyendo y estudiando el manual del fabricante (la biblia), y de pronto me di cuenta que en mi vida estos últimos días, por algunas situaciones que estaba viviendo, había invertido un poco el orden de prioridades y eso me estaba haciendo sentir tambaleante, en desequilibrio, así que comencé a recibir la lección y la corrección yo primero, ahí, a solas con mi diseñador. Me sentí confrontada pero amada a la vez. En mi mente volví a ver esa pirámide y traté de poner de nuevo todo en orden y sólo de pensarlo me sentí aliviada. Así que pensé en compartir esta experiencia contigo y también te compartiré las prioridades de las que te hablo, las cuales son ley en mi familia y por ello hemos visto más orden en nuestra vida; lo cual nos permite relacionarnos de manera más sana con las personas y con Dios.

Orden de prioridades:

1.- Mi relación con mi diseñador (Dios).

Para ello se necesitan 3 factores: Nosotros, un diálogo (no monólogo) y un tiempo especial. Crear tiempos de intimidad fortalece la relación con él. Tiempos a solas, de calidad, sin distracciones.

2.- Mi relación conmigo misma.

No puedo amar a nadie honestamente, si mi vida no está en orden; si no amo a mi diseñador y a mi misma y acepto mi diseño original, el cual tiene un propósito específico.

3.- Mi relación con mi cónyuge y mis padres.

Quién está casada, su prioridad número tres es su cónyuge, y sus padres pasan a ser parte importante de su vida como consejeros. Honrarles te hará mucho bien. Para las solteras su tercera prioridad son sus padres, la buena relación con ellos mantiene su vida en orden.

4.- Mi relación con mis hijos.

Una relación sana, sin autoritarismo pero con autoridad. Con amor y flexibilidad. Enseñándoles lo que es correcto. y preparándolos para descubrir y vivir su propósito de vida.

5.- Mi relación laboral (Trabajo).

Aquí es donde más errores se cometen. Se pone esta prioridad como la número uno y de ahí la torre se desploma. Se gana dinero por el trabajo duro y tiempos extra sí, pero en el camino se descuidan los hogares, la relación con Dios y con la familia. Con ello no esperemos que tengamos una vida equilibrada.

6.- Mi relación con mi comunidad de fe.

Llámese iglesia, grupo de estudio o discipulado. Pasar más tiempo en la iglesia no es lo mismo que relacionarte más con Dios. No hay qué confundirse. Familias y matrimonios se han destruido por ello, hijos se han ido de casa o se han convertido en adictos. ¡Mucho cuidado!

7.- Mi relación con mis amigos y desconocidos.

Mucho se abusa de esta prioridad y se pasan los días creando experiencias con amigos o gente que no conocemos y nos olvidamos de las experiencias que sí pudiéramos crear con nuestra familia y con nuestro diseñador.

Este orden de prioridades se explica muy bien en el manual del fabricante.

Primero, el primer hombre creado en la tierra se relacionaba con su diseñador; luego el hombre mismo pensó en él y conoció quién era y que tenía necesidad de compañía; una ayuda para él, después habría que relacionarse con la bella dama que se creó para él; luego se les dio la orden de multiplicarse y llenar la tierra; así que se convertirían en padres y mantendrían una buena relación con sus hijos, a esto se le agregó el mandato de trabajar la tierra y ser buenos administradores de lo que se les había confiado. Esto les llevaría a las relaciones laborales y que éstas fueran adecuadas para cumplir lo que se les había encomendado.

Al pasar el tiempo se creó la llamada comunidad de fe o iglesia a la cual se le debía dar la importancia debida y convivir entre ellos; aprender juntos para mantener su fe y seguir viviendo de acuerdo a los planes de su diseñador. Hubo amistad entre ellos y al crecer tanto en número, ya muchos no se conocían entre ellos; por ello la necesidad de convivir con amigos y desconocidos. Como vemos, ¡todo tiene un orden!

Ahora, analicemos un poco nuestra vida, ¿Qué tan ordenada está? ¿tenemos las prioridades en orden o las hemos invertido y por ello vivimos una vida desenfocada, desequilibrada y tambaleante?

Todo tiene que ver con personas; porque ahí es donde vamos a causar un impacto: sea éste  positivo si estamos en orden y enfocadas o, negativo si no lo estamos. Me fascina enseñar este tema a los matrimonios que llegan cada semana al consultorio cargados de frustraciones; y cuando analizan su vida, ellos mismos se dan cuenta dónde radica su problema. Llevarles de la mano en este acompañamiento es un honor para mi y para mi esposo, sobre todo porque vemos su antes y después.

Nuestra organización “Enfocando Vidas” ha sido solo un instrumento para enfocar familias; pero el orden de prioridades que estableció nuestro diseñador, es la medicina correcta para cualquier desorden en nuestra vida, conocerlos y aplicarlos es como nuestro GPS de vida.

Mantente pendiente porque en los siguientes artículos te explicaré cómo ponerle orden a tu vida paso a paso.

“Ordena tus prioridades para que tu vida se ordene” 


(Dora Ortiz)

Sé que tienes en mente a alguna persona a quien le serviría leer este mensaje de esperanza, ¿Me ayudas a compartirlo?

Me encantaría leer tus comentarios sobre este artículo y saber qué impacto ha tenido en tu vida, de esta manera me ayudas a seguir compartiendo contenido de valor.

Escríbeme al WhatsApp 662 352 0058. Te leo, Gracias!!

Sígueme en redes sociales como: Enfocando Vidas

Si necesitas ayuda personalizada, estamos para servirte.

  • Dora Ortiz de Olivas
  • Terapeuta Familiar/Conferencista
  • Locutora del programa radial “Mujer con Propósito”
  • Co-Fundadora de “Enfocando Vidas”
  • dortiz@proposito.net

Aparta tu cita online o presencial al 662 352 00 58

Artículos Relacionados

Justicia Patriarcal

PSM

Con tendencia a la alza cinco municipios en el Mapa Sonora Anticipa

PSM

Rinde protesta José Ricardo Espinoza Castro como Subsecretario Médico de la Secretaría de Salud

PSM