Aborto

Aborto, causas y consecuencias

Aborto es la acción de abortar (acabar, desaparecer antes del término natural, malograr, fracasar). El concepto, que deriva del latín abortus, suele utilizarse para nombrar a la interrupción del embarazo, ya sea por causas naturales o de manera provocada con intencionalidad.

Es un tema que genera muchísima controversia, ya que involucra factores religiosos, morales, éticos, legales, etc. Cada país tiene su propia legislación al respecto, en algunos es legal en otros sólo bajo algunas circunstancias (en caso de violación, malformaciones genéticas, etc.), pero igualmente se practican un gran número de abortos clandestinos y en condiciones sanitarias pésimas.

Algunas de las causas más frecuentes que llevan a una mujer a tomar la decisión de abortar:

  • Falla del método de anticoncepción: Si bien hay actualmente métodos excelentes y muy efectivos, ninguno es 100% seguro
  • Violación: En caso de violación o abuso sexual es muy común que la mujer rechace a ese hijo fruto de una relación que ella no consintió y decida abortar
  • Edad: Cuando la mujer aún es demasiado joven, en algunos casos adolescente e incluso niña, y no está en condiciones psicológicas ni económicas para hacerse cargo de un bebé, dado que no es adulta y responsable de sí misma
  • Tener muchos hijos: Hay casos en los que las mujeres quedan embarazadas porque falló el método de prevención, pero en realidad no buscaban un embarazo dado que ya tienen un gran número de hijos y no desean tener más
  • Bebés con malformaciones congénitas: Actualmente tanto las ecografías o diversos estudios arrojan información muy precisa acerca del estado del bebé y cuando a través de ellos se informa a los padres de anomalías de nacimiento, muchas veces estos optan por un aborto
  • Situación económica: Los problemas económicos son una causa muy común por la que las mujeres y/o las parejas deciden abortar, dado que no tienen recursos para mantener un bebé
  • Problemas de salud de la madre: En los casos en que la salud física de la mujer corre riesgo con un embarazo o en los que padece problemas de salud mental que la inhabilitan para desempeñarse como madre.

Aborto Inducido

El aborto inducido es la interrupción voluntaria del embarazo. La práctica consiste en provocar la finalización prematura del embarazo, impidiendo el desarrollo vital del embrión o feto para su eliminación.

Este tipo de aborto puede llevarse a cabo de manera quirúrgica o química y puede tener serias consecuencias físicas y psicológicas para la mujer. La mayoría de las legislaciones prohíbe el aborto inducido por sus implicaciones éticas, morales, religiosas y sociales. Mientras que los defensores del aborto legal hablan de la libertad de la mujer, los opositores señalan que el aborto es el asesinato de un niño por nacer. Cabe destacar que, mas allá de lo establecido por la ley, los abortos inducidos se practican en todo el mundo en diversas condiciones.

En este caso podríamos establecer que dentro de los procedimientos para llevar a cabo el citado aborto inducido, bajo la asistencia del profesional médico y del correspondiente tratamiento, está, por un lado, el que se procede a acometer mediante lo que sería una combinación de determinados fármacos.

Quien lleve a cabo esta acción debe saber que se identifica no sólo porque no requiere hacer uso de la anestesia ni llevar a cabo ningún tipo de intervención quirúrgica sino también porque se traduce en un sangrado contundente por parte de la mujer. Todo ello sin pasar por alto el hecho de que aunque suele ser efectivo puede requerir la necesidad de que actúe finalmente un médico.

Por otro lado, tendríamos que hacer referencia a que también existe el aborto inducido mediante una operación en el quirófano. Existen diversos métodos, a su vez, para llevar a cabo aquel como sería el caso de la aspiración o de la dilatación y posterior curetaje.

Sea cual sea la opción elegida para llevar a cabo un aborto de este tipo que nos ocupa, lo que es innegable es que existen una serie importante y grave de consecuencias y de riesgos.

Consecuencias y riesgos después de un aborto

En concreto, entre los más significativos estarían:

Posteriores partos muy complicados

Aparición del cáncer de mama

Daños de cierta contundencia en lo que serían las trompas de Falopio o incluso ansiedad y estrés. De ahí precisamente que, en estos últimos casos, la mujer en cuestión necesite someterse a un tratamiento de tipo psicológico para superar ese trance.

Abortos inseguros

Los abortos que se realizan en condiciones sanitarias inaceptables, pueden tener graves consecuencias para la salud de la mujer como: Hemorragias, infecciones, daños en el útero que pueden llegar a provocar infertilidad y en casos extremos, la muerte.

Utilizar otras técnicas abortivas caseras como introducir sustancias o raíces en la vagina, implantar objetos en el útero, etc. son sumamente riesgosos para la vida y la salud de esa mujer.

La mujer deberá acudir de inmediato al médico si tras la realización de un aborto tiene hemorragias, fiebre o fuertes dolores en la zona abdominal.

Antes de realizarse un aborto, ya sea legal o ilegal, pero sobre todo si es en estas últimas circunstancias, toda mujer debe averiguar muy bien el tipo de lugar donde se lo va a hacer, si es una clínica que utiliza técnicas seguras de higiene, si quien lo realiza es un profesional, cuál es el método utilizado, ya que de ello puede depender el éxito del mismo, su salud y hasta su vida.

Algunas cifras de la Organización Mundial de la Salud (OMS) con respecto al aborto a nivel mundial:

  • Se estima que anualmente en el mundo se realizan, aproximadamente, 20 millones de abortos en condiciones inseguras, 4 millones de los cuales se hacen en Latinoamérica
  • Se estima que los abortos realizados en condiciones poco seguras son la principal causa de las 600.000 muertes maternas que anualmente se producen en el mundo
  • El 38% de los embarazos que ocurren anualmente en el mundo no son planificados y un 22% culmina con la interrupción del mismo a través de un aborto.

Conclusión

Más allá de consideraciones éticas, filosóficas, religiosas y morales, es fundamental que cada país legisle y controle los abortos clandestinos que se realizan, ya que son la causa de muchísimas muertes en el mundo, particularmente la de las mujeres más pobres, de los sectores más vulnerables de la población, que no pueden pagar un aborto en condiciones sanitarias que garanticen su seguridad.

Facebooktwittergoogle_plusrssyoutubemailFacebooktwittergoogle_plusrssyoutubemail