Woman using Tanning Bed

Cama de bronceado, ¿Qué hacer?

Tu piel es extremadamente vulnerable después de utilizar una cama de bronceado.

Colaboración de Lorena Julieta.

Las dos mayores preocupaciones que tendrás después de broncearte es mantener tu piel saludable y cuidar tu bronceado. Mantener tu piel en buena condición mientras te bronceas no sólo prolongará el color, sino que también te ayudará a prevenir daños en la piel, lo cual podría conducir a problemas de salud en el futuro.

¿Qué hacer para mantener tu piel saludable?

1 Antes de ir a una cama de bronceado tómate una ducha y limpia bien tu piel con una esponja y un jabón suave como Johnson’s Body Wash. Un jabón suave funciona mejor, ya que es gentil sobre tu piel y no tiene propiedades que pueden dejar una capa sobre la misma. Exfóliate suavemente con la esponja para deshacerte de las células muertas de tu piel. Aplícate una loción hecha para utilizar con las camas de bronceado. Varios salones de bronceado y otras tiendas minoristas tienen una amplia selección de lociones hechas para utilizar con las camas. Si te quemas fácilmente asegúrate de escoger una loción bronceadora con una pequeña cantidad de protector solar y mantenerte en una cama de bronceado sólo el tiempo recomendado.

emssolutionsint.blogspot.com_
Deja que tu bronceado se asiente por un mínimo de 4 horas antes de tomar una ducha o colocarte loción en el cuerpo. Para conseguir un mayor beneficio de tu sesión de bronceado, deja que la loción permanezca intacta sobre tu piel varias horas después detu sesión. Lavar la loción o darte una ducha inmediatamente después de la sesión puede resultar en un bronceado más claro y disparejo.
Toma una ducha como mínimo 4 horas después de tu sesión de bronceado. Mientras estás en la ducha, utiliza tu exfoliante de azúcar de manera uniforme sobre el área que te hayas bronceado. Utilizar azúcar en lugar de sal le dará más hidratación y un gran brillo a tu piel mientras remueve cualquier piel seca, lo que evitará que te peles o reseques. No restriegues el exfoliante sobre las áreas que se hayan quemado durante la sesión. Si tienes áreas quemadas límpialas suavemente con el jabón suave para remover la loción de bronceado.
2011_11_24_0504_1322165050_originalCubre tu piel con una loción humectante profunda inmediatamente después de salir de la ducha. Utiliza el gel de aloe vera primero sobre las áreas que estén sensibles y quemadas y luego aplica la loción. El aloe vera te ayudará a sanar más rápidamente las áreas sensibles. Aplicar una loción humectante mantiene tu piel saludable y extiende la vida de tu bronceado, permitiendo que pase más tiempo entre las sesiones de bronceado.

Facebooktwittergoogle_plusrssyoutubemailFacebooktwittergoogle_plusrssyoutubemail