Image default
AGENDA DE GÉNERO Del País

Emite CNDH recomendación a gobierno de la CDMX y Centros de Prevención para garantizar menstruación digna

Escrito por La Redacción 14 septiembre, 2021

Ciudad de México. A fin de garantizar el acceso de las mujeres privadas de la libertad a productos de gestión menstrual y espacios dignos para ello en los los centros penitenciarios, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) dirigió el pasado 13 de septiembre una recomendación 35/2021 a la jefa de gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum Pardo; al comisionado de Prevención y Readaptación Social, Ángel Ávila Pérez, y al secretario de la Defensa Nacional, Agustín Radilla Suastegui.

La CNDH explicó en su recomendación que las mujeres privadas de la libertad padecen de diversas dificultades para disponer de productos de gestión y de lugares dignos para transitar sus menstruaciones, por lo que solicitó al gobierno mexicano incluir recursos económicos suficientes para la adquisición de artículos de higiene menstrual dentro del Proyecto de Presupuestos de Egresos de la Federación 2022. 

La CDNH detalló que esta recomendación es resultado de la información que obtuvo luego de haber iniciado un oficio de investigación sobre esta problemática de acceso de las mujeres privadas de su libertad a productos de gestión menstrual, que fue solicitada a a las autoridades penitenciarias de las 32 entidades, a Prevención y Readaptación Social y Protección Ciudadana y a la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), el 10 de noviembre de 2020.

Esta recomendación, agregó, señala que una gestión menstrual digna implica el acceso a insumos, espacios dignos y de suministro de agua potable, salubre, asequible y equitativo. Cuestiones que también deben ser atendidas en el Proyecto de Presupuestos de Egresos de la Federación, ya que la mayoría de los centros penitenciarios en México no cuentan con ello. 

Ejemplo de ello, añadió, es que los centros penitenciarios de Guerrero, Hidalgo, Puebla, Morelos, Sonora y Tabasco, no tienen espacios adecuados para una menstruación digna; en otros como la Ciudad de México, Estado de México, Sonora y Tamaulipas existen deficiencias en el suministro de agua, por lo que es importante que el derecho a una menstruación digna y a una salud sexual y reproductiva sea fortalecido en estos recintos. 

LA CNDH dijo que el personal del Diagnóstico Nacional de Supervisión Penitenciaria (DNSP) efectuó diversas visitas a los centros penitenciarios del país que albergan mujeres. En estas inspecciones encontraron que existe una dificultad generalizada para el acceso a las toallas femeninas, en la mayoría no se garantiza el abasto suficiente de productos de gestión menstrual, y las autoridades penitenciarias de diferentes estados reconocieron que no existe un presupuesto destinado para ello. 

En algunas otras entidades, señaló, la adquisición de productos de gestión menstrual se contemplan dentro del presupuesto destinado para productos de limpieza, medicina o farmacéuticos, lo que no es suficiente para que las mujeres puedan ejercer su derecho a una menstruación digna. En resultado, los productos que se distribuyen son obtenidos por donaciones, compras de familiares o en tiendas al interior de los centros penitenciarios, a costos poco accesibles.

Por tales razones, de acuerdo con la recomendación, las mujeres privadas de la libertad se ven obligadas a utilizar calcetines, un pedazo de tela o tener una toalla sanitaria por más de 48 horas para gestionar sus menstruaciones, ya que una toalla les cuesta 5 o 10 veces más cara que en el exterior. “Un artículo de primera necesidad se convierte en un artículo de lujo por su alto costo”, dijo. 

En suma, describe la recomendación, 60 por ciento de las mujeres son olvidadas en las prisiones, es decir, no reciben visitas de sus familiares, por esa razón sus únicos medios para obtener artículos de gestión menstrual es a través de donaciones o dentro de las tiendas del centro de reclusión. 

“La regla me dura muchos días y aquí no te dan nada y si tienes cólico pues te lo aguantas, las que venden en la tienda son tan delgadas que te sirven para un ratito, pero ahí nos las arreglamos para usar trapo o comprar a otras compañeras, pues como podemos. Por no cambiarnos la toalla o usar otras cosas hemos tenido infecciones, pero no nos atienden y eso nos ha sido incómodo y doloroso”, declaró una mujer privada de la libertad a la CNDH. 

Resaltó que el Estado mexicano tienen la obligación de salvaguardar el derecho a la protección de la salud y seguridad sanitaria de las mujeres en los centros penitenciarios, por ello demandó que lleve a cabo cursos de capacitación con enfoque de género y Derechos Humanos para el personal médico, de seguridad y custodia de los centros penitenciarios a fin de que éstos conozcan la importancia del respeto al acceso a una gestión menstrual digna. 

“Comprender la menstruación como un proceso biológico de los cuerpos, conocer cómo se presenta y cómo impacta, incluyendo síntomas como cólicos menstruales, cansancio y otros síntomas físicos y emocionales, permite que niñas y mujeres, incluidas aquéllas en una condición jurídica particular, puedan sobrellevar su menstruación de manera digna, adecuada y segura”, detalla la recomendación. 

Asimismo, exigió que el gobierno realice las acciones necesarias para la recolección, almacenaje y destino de las toallas, y demás desechos sanitarios relacionados con la gestión menstrual. Los centros penitenciarios deben elegir espacios específicos para ello y evitar la exposición y riesgo sanitario.

Solicitó al comisionado de Prevención y Readaptación social y al secretario de la Defensa Nacional crear y ejecutar un programa que permita de manera permanente dotar mensualmente de productos de gestión mensual a las mujeres privadas de la libertad, tanto en el Centro Federal de Readaptación Social en Coatlán del Río, Morelos, como en Prisiones Militares y los centros de todo el país. 

La CNDH pidió a la gobernadora de Sonora, Claudia Pavlovich Arellano, y a los gobernadores de Guerrero, Hidalgo, Puebla, Morelos, y Tabasco, trabajar a la brevedad en acciones y arreglos en la infraestructura en sus centros penitenciarios de mujeres; y a la jefa de gobierno de la CDMX, y gobernadores de Tamaulipas y Estado de México garantizar el suministro de agua en sus prisiones. 

Artículos Relacionados

Invitan a universitarias madres jefas de familia a solicitar beca

PSM

Cumple un año la solicitud de Alerta de Género para Sonora

PSM

Sufragista mexicana que nos abrió camino: ELVIA CARRILLO PUERTO

PSM