Espacio digital, el más violento contra candidatas en el pasado proceso electoral

Durante las elecciones de julio pasado, las candidatas también vivieron violencia política en el espacio digital donde un total de 85 agresiones se registraron contra 62 candidatas en 24 entidades federativas.

CIMACFoto: Sonia Gerth Por: Por Sonia Gerth Cimacnoticias | Ciudad de México.- 24/10/2018
Así lo señalaron integrantes de la organización “Luchadoras MX” durante la presentación de su informe “La violencia política a través de las tecnologías contra las mujeres en México”, en el Centro de Cultura Digital, en la Ciudad de México. Para la realización de este informe, monitorearon las denuncias de violencia política contra las candidatas en medios electrónicos, en redes sociales y también hicieron su propio registro en línea para reportar agresiones, realizaron solicitudes de información a los organismos públicos locales electorales e hicieron entrevistas a profundidad con candidatas que vivieron violencia. Las autoras del informe registraron un total de 85 agresiones contra 62 candidatas en 24 estados del país, a través de mensajes sms, llamadas telefónicas, redes sociales (Facebook, Instagram, Twitter) y otras más, las cuales se registraron en este año: de mayo al 1 de julio. Destacaron que no tenían duda que “la extensión de esta forma de violencia es mucho más amplia” que el número de casos registrados en el informe. Lourdes Barrera, de Luchadoras, destacó que la diversidad geográfica indica que “es un fenómeno que se está manifestando en todo el país”. El problema para monitorearlo se debió a varias causales: no se tenía conocimiento completo de todas las candidatas, las amenazas en muchos casos no eran públicas, sino que llegaban a buzones privados de las mujeres, y estas sólo en algunos casos denunciaron el acoso. Esto podría ser debido a que las candidatas, con tanto que se ha normalizado el machismo y la violencia, no sabían que era violencia de género contra ellas, afirmaron las autoras del informe. En otros casos, podrían no haber tenido los recursos para denunciar el hecho. Y otra razón podría ser que es muy difícil saber en qué instituciones denunciar, y qué pruebas presentar. Por el otro lado, los datos de los Institutos Estatales Electorales sobre la violencia política, en muchos casos eran incompletos, expuso Anaíz Zamora, de Luchadoras. Por ejemplo, sólo 30 por ciento presentó datos desagregados por sexo. Para analizar los casos, las autoras del informe definieron diferentes expresiones discriminatorias por razón de género: el menosprecio de saberes, conocimientos o capacidades de la agredida, alusiones a su cuerpo, a su sexualidad, o al supuesto cumplimiento o incumplimiento de roles de género. Las ponentes afirmaron que las amenazas contra familiares, en la mayoría de los casos se dirigen hacia las candidatas, y no a los hombres. Otras agresiones se refirieron a su rol como cuidadora, o a una apariencia que no se ajusta a la expectativa social. Otros ejemplos señalaban ciertos ejercicios sexuales de las mujeres, o las trataban como objetos para placer y valoración de otros, generalmente la mirada masculina. En total, 62 por ciento de las agresiones tuvieron una razón de género. Las autoras incluso encontraron una oferta a través del portal Mercado Libre, donde un usuario vendió un paquete de información que incluía fotos y un video de las “Candidatas más buenas”. Este caso, según Lourdes Barrera, sería ejemplo para un patrón preocupante que encontraron en su análisis. Y es que muchas agresiones en línea no se daban al azar- al contrario. Las y los perpetradores debieron haber pasado mucho tiempo en internet para buscar información privada sobre las candidatas, en redes sociales y otros sitios. Luego manipularon esta información, por ejemplo, elaborando fotomontajes, videos o collages, para hacerla pública en el espacio digital, en ocasiones con hashtag ofensivo. En respuesta a esta publicación, las candidatas recibieron insultos o agresiones. “Necesitamos mejores mecanismos para poder visibilizar, atender y sancionar esta violencia”, exigió Barrera, al mismo tiempo que contó que vieron reacciones positivas e inmediatas de algunos Institutos Electorales. De la misma manera, mencionó, las conferencias de prensa grupales mostraron tener un buen efecto. Si la afectada publicaba los hechos, respaldado por las o los directivos de su partido, emitía una señal de fuerza. En cambio, Lucía Riojas, ahora Diputada Federal y quien sufrió agresiones por ser mujer, por su sexualidad y apariencia, dijo que en muchos casos las mujeres carecían del apoyo de su partido. “Pero me parece que algunos partidos están empoderando a grupos que se dedican a atacar a las mujeres”, dijo Riojas. Las invitadas a la presentación del informe, entre ellas la Directora de la Unidad Técnica de Igualdad de Género y No Discriminación del Instituto Nacional Electoral, Mónica Maccise Duayhe, coincidieron que es necesario facilitar las denuncias y coordinar mejor a las instancias que reciben estas denuncias pero también ampliar la base de datos. El informe sería un buen inicio que se podría profundizar en el futuro, tomando en cuenta más datos, concluyeron, señalando que con el fin del proceso electoral no se acababa la violencia en línea, y que el monitoreo tendría que ser continuo. El informe puede consultarse completo en: https://archive.org/details/ViolenciaPoliticaATravesDeLasTecnologiasContraLasMujeresEnMexico/page/n9 18/SG/LGL
Facebooktwittergoogle_plusrssyoutubemailFacebooktwittergoogle_plusrssyoutubemail

twittergoogle_plusmailtwittergoogle_plusmail