Observatorio detecta revictimización, cosificación y amarillismo en información

Por: Berenice Chavarría Tenorio
Cimacnoticias | Ciudad de México.- 22/02/2019


Medios de comunicación digitales de Puebla no abordan con perspectiva de género los casos de feminicidio, ya que 49 por ciento de la información publicada muestra la violencia contra las mujeres como un espectáculo: así lo evidenció el informe “Feminicidio en medios digitales: Tercer diagnóstico del Observatorio de Violencia de Genero en Medios de comunicación”, realizado por el Observatorio de Violencia de Genero en Medios de Comunicación (OVIGEM).

Este estudio recientemente publicado, analizó las notas informativas de 12 medios digitales, sobre 20 probables casos de feminicidio cometidos en el estado de Puebla, entre el 1 de julio al 30 de septiembre de 2018.

Los medios digitales analizados fueron: Ángulo 7, Diario Cambio, E-consulta, El Popular, El Sol de Puebla, Intolerancia Diario, La Jornada de Oriente, Milenio, Municipios Puebla, Periódico Central, Sexenio y Síntesis.

Como resultado principal el diagnostico arrojó que “ninguna de las notas analizadas fue escrita con perspectiva de género. Esto significaría nombrar de manera adecuada los casos de feminicidio preponderando la información sobre el asesinato de una mujer, proporcionando elementos necesarios para comprender que el feminicidio es un problema social, que debe y puede prevenirse”.

EL PAPEL DE LAS AUTORIDADES

En el diagnóstico se evidenció que 61 por ciento de las publicaciones tienen como fuente principal a las autoridades. Es decir, que las instituciones y sus titulares difunden mensajes carentes de perspectiva de género, mismos que son reproducidos por los medios digitales.

Ejemplo de ello es que en 18 por ciento de las publicaciones se responsabiliza a la víctima de su muerte, y en 66 por ciento de estas notas informativas las autoridades son la principal fuente de información.

De esta forma, los medios de comunicación reproducen información sin analizar que ésta contiene juicios de valor, expresiones que estigmatizan a las víctimas o que refuerzan los roles tradicionales y los estereotipos de género.

Estos elementos que se localizaron en las notas tienen que ver con los siguientes aspectos: actividades a que se dedica la víctima, condición de embarazo, condición socioeconómica, forma de vestir, nacionalidad, objetos que poseía la víctima, origen étnico y uso de drogas o alcohol.

Ante ello, el OVIGEM recomendó “complementar la información proveniente de fuentes policiales y judiciales, con opiniones y datos de personas expertas en temas de violencia de género y derechos de las mujeres. Debe evitarse la reproducción de opiniones e información que vulnere la dignidad de las víctimas, que las responsabilice o que justifique la violencia que fue ejercida en su contra”.

LENGUAJE VIOLENTO

De acuerdo con el informe, en el lenguaje usado en titulares se encontró que 33 por ciento cosifica las víctimas y en 26 por ciento se alude de forma explícita a la forma en que las mujeres fueron asesinadas. Por su parte, en el cuerpo del texto también se realza la violencia, ya que 49 por ciento de la información analizada se observan detalles innecesarios y la inclinación hacia el amarillismo.

Palabras como desmembrar, abandonar, apuñalar, violar, acuchillar, matar, aparecer, abusar, hallar, encontrar, balear, asesinar, atropellar, indigente, sexoservidora, esposa, cuerpo, cadáver, restos o fémina: son verbos, sustantivos y adjetivos que minimizan o invisibilizan el feminicidio, realzan la violencia, deshumanizan a las mujeres, discriminan, estigmatizan o vulneran la dignidad de las víctimas, afirmó el Observatorio.

Respecto a las imágenes que los medios utilizan, la mayor parte de ellas constantemente muestra a las víctimas sobreexpuestas y con evidentes signos de violencia, “alimentado así el morbo y no la reflexión sobre la violencia contra las mujeres”.

Ante esto, el OVIGEM alerta que las notas no sólo son para conocer sobre el asesinato violento de una mujer, “sino para entender por qué se trata de un caso de feminicidio y, en el mejor de los casos, para comprender que el feminicidio es un problema social. Al momento de informar sobre probables casos de feminicidio, debe evitarse la mención de detalles innecesarios o irrelevantes y la farandulización de la violencia contra las mujeres”.

Finalmente, añadió que “los casos de feminicidio no deben abordarse como hechos aislados o como sucesos, ni clasificarse en secciones que suelen albergar notas sobre incendios o accidentes de tránsito. Es recomendable que las notas sobre casos de feminicidio se ubiquen en las secciones de asuntos sociales, reportándolos sin morbo, sin frivolizar ni convertir en espectáculo de violencia de género”.

El diagnóstico completo se puede consultar en www.ovigem.org/nuestro_trabajo.php

Artículos Relacionados

Hombres ganan 20 por ciento más que las mujeres: OIT

PSM

Pendiente atención integral a víctimas de trata de personas

PSM

12 de junio, «Día contra el trabajo infantil»: niñas las que más laboran en sector de servicios

PSM