mujer-complemento-del-hombr

¿La Mujer como Complemento del Hombre?

KarinaPor: Karina Trujillo

Cuando el hombre le dice a su esposa, “Tú piensas como una mujer” o cuando la mujer se queja de que los hombres “Nunca notan nada” por lo general se está fraguando una molestia. Más de la mitad de los divorcios hoy en día son causados “Por crueldad mental” o por “incompatibilidad”.

Si nos preocupáramos un poco más, tanto el hombre como la mujer por conocer más acerca del comportamiento de la pareja, habría menos divorcios. Las diferencias tienen por objeto ser complementarias, pero no antagónicas. Si usted es una mujer, En lugar de resentirse por la agresividad masculina y las características que emanan de ella, usted debe darse cuenta de que esta cualidad de su consorte –más que ninguna otra cosa– hace posible que usted críe y eduque a sus hijos de forma tranquila y segura.

Si usted es un hombre, ¿cómo puede juzgar las diferencias femeninas? Usted debe darse cuenta de que por su naturaleza la mujer le suministra los fines por los cuales vale la pena luchar en la vida: amor, un hogar y –a través de los hijos– la inmortalidad psicológica y biológica.

Hombres  y mujeres somos definitivamente diferentes. Dios nos hizo así  para que al complementarnos nos enriquezcamos.

Al fin y al cabo mujer es mujer y hombre es hombre, entendamos bien que, sí, somos diferentes, por eso lo mejor que puede hacer una mujer por un hombre es ¡ser cada día más mujer!

Para entender que tan importante es el hecho de haber nacido mujeres debemos conocer primero algunas características  que nos diferencian de los hombres y qué nos da esa importancia como complemento ideal del varón.

Comunicación verbal

En 30 años de investigaciones se ha descubierto que, al comunicarse, los hombres inconscientemente se concentran  en la competencia por el poder, mientras que las mujeres se orientan hacia las relaciones o vínculos. Sin embargo, todas las conversaciones y relaciones reflejan una combinación de ambos factores, modulados de forma diferente en la comunicación verbal entre  hombres y mujeres.

La Lógica contra las Emociones

los hombres piensan más fríamente. Un ejemplo: si la hija no llega a casa, el pensara que la dejo el autobús, o que su celular se quedo sin carga y por eso no avisa; la mujer sin embargo pensara que le paso un accidente, que la secuestraron o algo por el estilo.  Si van de vacaciones, el hombre se centra en las actividades, nadar, surfear, explorar etc.… ella se centra en los sentimientos: la unidad familiar, el romanticismo, lo que los rodea, etc.

Objetividad contra subjetividad

El hombre generaliza, la mujer detalla. Si el llega tarde a casa dirá, encontré a un amigo y se me paso el tiempo sin darme cuenta; ella dirá encontré a fulana de tal, fuimos a tal parte, conversamos de tal cosa, quedamos en vernos de nuevo, te mando saludos, etc. El hombre habla directamente, la mujer habla entre líneas. Es por eso que a veces el hombre no entiende que es lo que ella desea, porque no sabe leer entre líneas lo que le dice la mujer.

Reacción bajo Estrés

Hombres y mujeres responden diferente ante el estrés. Ellos se vuelven antisociales bajo presión, ellas se muestran más amigables, dispuestas a participar en relaciones sociales y a cuidar de los demás…

Algunas otras diferencias palpables entre el hombre y la mujer:

Competitividad contra  Cooperación

El hombre por naturaleza antropológica es competitivo, cuando sale a buscar su sustento, obviamente compite por el alimento, por el refugio, por el territorio. En cambio la mujer busca cooperar, sumar, acumular para prevenir. La antropología nos dice que la hembra  elige al macho más poderoso, buscando protección. Y aunque la mujer originalmente buscaba  protección del  hombre más  grande y fuerte; hoy ha sido éste sustituido por el más sensible, sabio e inteligente, sin importar tanto su apariencia sino  su esencia interior.

Focalización  contra versatilidad

 ¿Quién administra la casa, quién arregla los closets, quién distribuye el dinero?: la mujer. Esto se debe a que la mujer tiene un pensamiento en red: puede estar hablando por teléfono, cocinando, regañando a los niños, escuchando consejos prácticos por la radio… todo al mismo tiempo. El hombre en cambio es focal: una le coloca al bebé en sus brazos y a partir de ahí no sabe qué hacer… o mejor dicho no hace nada más “¿No ves que estoy cuidando al niño?”.

Vista contra oído

 ¿Saben por qué las mujeres nos cambiamos el peinado todo el tiempo, nos arreglamos tanto y andamos a la moda? Porque el hombre es visual. En cambio la mujer es auditiva; cuando empieza a tocar una canción romántica en la radio, ¿acaso no somos las primeras en suspirar y hacer corazoncitos en el aire? El hombre que amamos puede ser gordo, chaparro, o incluso violento y agresivo, pero si dice lo adecuado, caemos rendidas ante sus palabras.

Condicional  contra incondicional

La expresión más sublime del amor es cuando la madre ama sin importar las limitaciones, defectos o acciones, por muy aberrante que sea lo que haya cometido su hijo. El amor incondicional ama sin poner condición alguna. En cambio los papás por naturaleza ponen condiciones, ¿pero será importante poner condiciones a los hijos?: Sí, porque la vida está llena de ellas. Si al ser humano se le ama incondicionalmente obtenemos un individuo que quiere recibir todo sin dar nada a cambio. Mamá entonces nos ofrece su amor incondicional pero entonces papá nos pone condiciones y se llega a un equilibrio. ¿Dónde puede surgir el problema en relación a la distribución del amor?, en la madre soltera, porque tiene que aprender a amar condicional e incondicionalmente.

Fuerza contra fortaleza  

Dos preguntas puntuales: ¿quién tiene mayor capacidad para el sufrimiento?, ¿quién tiene mayor capacidad para el perdón?: La mujer.

Mientras más observan ustedes, los hechos más notables son las innumerables diferencias entre los sexos. Las mujeres son más propensas a los accidentes que los hombres. Tienen menos estatura, huesos más pequeños y músculos más débiles. No obstante, las mujeres pueden soportar el dolor físico mucho mejor que los hombres y están más listas a arriesgar la vida por los seres amados. Ellas no se miman o se contemplan a sí mismas tanto como los hombres. Ni le temen tanto a la muerte. La resistencia al dolor físico, al sufrimiento, es natural en el sexo femenino y además su resistencia se manifiesta en otros campos. Por ejemplo: durante la Segunda Guerra Mundial, en los Estados Unidos las mujeres sustituyeron a los hombres en actividades fabriles y los índices de productividad se elevaron a records históricos, su resistencia a la fatiga demostró el poder del sexo femenino una vez más. En cambio el hombre tiene fuerza física, pero en situaciones de prueba, la mayoría se derrumba y probablemente busque puertas falsas como el alcohol, las drogas o el suicidio.

Agresividad contra pasividad

El varón, en todas las sociedades conocidas, es y siempre ha sido básicamente agresivo. Él utiliza su agresividad principalmente para convertirse en el amo del mundo que lo rodea, ya sea mediante su inteligencia o mediante sus hazañas físicas. El hombre cuando habla, ordena.

La mujer, en contraste directo, es primariamente pasiva y psicológicamente receptiva. Su fundamental necesidad es tener hijos y crear un hogar para ellos; todos sus rasgos básicos están formados por esta urgencia. La mujer cuando habla, sugiere.

Práctico contra previsor

El hombre por lo regular se enfoca en vivir el presente sin pensar mas allá, la mujer en cambio, siempre está pensando en el futuro, a largo plazo.

Los hombres de ciencia dicen que los problemas que surgen de estas fundamentales diferencias generalmente se desarrollan en estas cuatro grandes áreas de la vida.

Aspiraciones diferentes

El principal orgullo en la vida de un hombre es su trabajo, del cual deriva su subsistencia. El hogar, la esposa y los hijos son importantes para él, pero los científicos ahora han descubierto que su ego se dedica más a su trabajo que a aquellos. Si lo privan de su trabajo o fracasa en él, se vuelve deprimido y neurótico.

El ego masculino puede sobrevivir a la pérdida de la esposa o de los hijos ya sea por causa de divorcio o de muerte, pero no puede sobrevivir la pérdida de su trabajo diario. Porque su autoestima está orientada hacia las metas. El quiere escuchar que bien hace su trabajo.

El éxito en el mundo exterior no es lo que preocupa primordialmente a la mujer. Su ego está basado en su desempeño como esposa y como madre. Aun las mujeres que han tenido éxito en una carrera y que evitan el matrimonio, a menudo tienen una sensación interior de fracaso y de culpabilidad por haber descuidado este importante aspecto de la naturaleza femenina, porque su autoestima está orientada hacia las relaciones.  Ella quiere escuchar cuán importante es.

Estas dos aspiraciones diferentes de la vida de los hombres y las mujeres son posibles motivos de serias desavenencias entre ellos.

Diferencias sexuales

Las mujeres pueden y a veces inician el acto sexual, pero generalmente es el hombre el que toma la iniciativa. Los hombres responden sexualmente a un número mayor de estímulos que las mujeres. Viendo, recordando, oyendo, pensando, etc. Las mujeres responden por lo general únicamente a caricias u otras formas de contacto sexual, y se estimulan más lentamente que los hombres. El hombre después de un conflicto busca sexo, la mujer después de un conflicto busca palabras cariñosas En el sexo el no quiere preámbulos, ella sí. Para el sexo e intimidad son sinónimos, para ella son dos cosas totalmente diferentes.

Una vez que el hombre está sexualmente excitado, es muy difícil distraerlo. Las mujeres, en cambio, son fácilmente susceptibles de distraerse. El llanto de un niño, el recuerdo de una cuenta que no se ha pagado, el sonido de un timbre, una mancha en el techo, puede provocar en ellas un alejamiento sexual que en muchos hombres produce alejamiento, lo interpretan como una crítica a la manera como ellos están procediendo, en lugar de reconocer lo que es en realidad: la preocupación constante de la mujer con todo lo relacionado a la familia.

Comportamiento social

El común de los hombres es más atrevido  socialmente que la mujer común  y corriente. A él le gusta conocer nueva gente y hacer cosas nuevas. En una reunión social él prefiere hablar de asuntos que no le conciernen directamente, tales como política, maquinaria o ciencia.  A las mujeres les gusta la tranquilidad y el orden en su vida social. Son propensas a ser mucho más tímidas y retraídas que los hombres, y les satisface más pasar sus horas libres en compañía de familiares, o de algunas viejas amistades.

En las fiestas, el piensa en comida, en cambio ella piensa en ropa.

El 27% de las conversaciones del hombre son del tópico personal, el 60% de las conversaciones de la mujer son emocionales o personales.

El hombre busca éxito, la mujer seguridad.

Cuando el hombre juega, su interés es ganar, cuando la mujer juega su interés es compartir.

El conflicto surge cuando el marido o la esposa son insensibles a las necesidades básicas del otro cónyuge.

Diferencias mentales

“Las mujeres piensan intuitivamente, los hombres piensan objetivamente. Se dice que la manera de pensar masculina es “objetiva” porque los hombres se interesan por los detalles únicamente si ellos les ayudan a resolver los problemas que les interesan como  es el área de los negocios, la ciencia, la filosofía, la historia, las leyes y la medicina.

A diferencia de ellos, las mujeres comprenden mejor a la demás gente que los hombres. Ellas captan con sorprendente claridad precisamente lo que motiva a los que los rodean, localizan rápidamente a una mujer intrigante, o a un compañero de juegos que pueda ser pernicioso para sus niños. Y si el marido la escucha con atención, la perspicacia de su esposa acerca de sus negocios puede resultar a menudo como una ayuda decisiva. La tan frecuente y celebrada capacidad femenina para observar los detalles es un aspecto de su intuición. Después de una fiesta una mujer puede describir todos los vestidos que llevaban las demás mujeres, y todas las piezas del mobiliario del cuarto. Esto puede irritar al hombre; generalmente todo lo que él recuerda es que pasó un buen rato.

 

Facebooktwittergoogle_plusrssyoutubemailFacebooktwittergoogle_plusrssyoutubemail