Olga Sánchez Cordero: Un nuevo aliento de esperanza para las mujeres

A Olga Sánchez Cordero no se le mueve un pelo siquiera cuando se le pregunta directo: ¿La iniciativa de despenalización del aborto va? ¡Por supuesto! es su respuesta, con la claridad de que las mujeres no deben ser encarceladas por abortar.

CIMACFoto: Silvia Núñez Esquer Por: Silvia Núñez Esquer* Cimacnoticias | Hermosillo, Son.- 12/09/2018 Esta conversación se dio en el marco de la visita de la ex ministra de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, senadora de la República y próxima secretaria de Gobernación a la asamblea en pleno del Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio. Mientras sesionábamos en la Ciudad de México, las integrantes de los 23 estados y las 43 organizaciones y personas que lo conformamos, discutíamos sobre el hecho de que el próximo gobierno que entrará en funciones el 1 de diciembre no ha tocado ni tangencialmente el tema del feminicidio y violencia extrema contra las mujeres. Al ser una Red que ha trabajado por más de 11 años en la documentación del feminicidio en México, acompañado casos emblemáticos que sirven de marco para dar justicia a otros similares, considerábamos necesario ir a tocar la puerta para recordar que habíamos solicitado un acercamiento con la próxima secretaria de Gobernación. Es así que nos apersonamos en la casa de transición de Andrés Manuel López Obrador para manifestarle nuestra preocupación por la ausencia del tema en su discurso, incluso en su equipo de transición. Entre consignas, declaraciones a la prensa, testimonios de madres y padres de mujeres y niñas víctimas de feminicidio, desaparición y trata de personas, pudimos posicionar el mensaje en los medios, lo cual estamos seguras hizo que llegara a los oídos correctos. Y si bien nuestra valla para recibir al presidente electo y comunicarle nuestras inquietudes y solicitud de una próxima reunión con él no sirvió para contactarlo personalmente, ocurrió algo mejor, la mismísima Sánchez Cordero acudió a nuestra asamblea el día siguiente. La reconocida jurista es hoy una especie de “rockstar”, pues su popularidad es tan inmensa como la esperanza que inspira en las víctimas y entre quienes nos dedicamos a defender los Derechos Humanos en general, y de las mujeres en particular. Las fotos y las consultas no se hacen esperar. Y es que como ministra de la Suprema Corte de Justicia siempre se distinguió por abanderar las causas sociales desde un enfoque de derecho humanista. Como sonorenses, la conocimos como una férrea defensora de la teoría que visibilizaba la responsabilidad penal de todas y todos los responsables de la tragedia en la Guardería ABC, ocurrida el 5 de junio del 2009, donde murieron 49 niñas y niños menores de cuatro años. Sánchez Cordero no titubeó en defender a través de sus argumentos de constitucionalista que los responsables eran imputables, lo que desgraciadamente no fue apoyado en mayoría, y permitió que los mismos solo fueran señalados por delitos culposos que los mantienen en libertad. La popularidad de Olga Sánchez Cordero tiene que ver con eso, con su indoblegable voluntad de defender nuestra Constitución, y sus principios garantistas de protección a los Derechos Humanos. Por ello en sus intervenciones expuso con claridad sus preocupaciones sobre la crisis de violaciones graves a los Derechos Humanos en que deja el país el actual gobierno. Modificar el mecanismo de protección a defensoras y periodistas es uno de sus objetivos, pues pretende ampliar la garantía de protección a ambas actividades. La escucha atenta es una de sus virtudes y su respuesta inmediata otra más. Pero lo mejor, es su proclividad a comprometerse, a no evadir el compromiso. Olga Sánchez reacciona de inmediato al punto de interés con las defensoras, que a nuestro nombre, expusieron los temas de prioridad; con las víctimas presentes en la reunión, para conocer el estatus de sus casos. En el tema del feminicidio recordó cómo fue parte de la discusión en la Corte del caso Mariana Lima Buendía, el cual arrojó una sentencia emblemática, que ahora es el paradigma obligatorio para investigar los casos de feminicidio en México. Mientras comentaba el caso como muestra de su compromiso con el tema, y mencionaba el papel preponderante que tuvo Irinea Buendía, madre de Mariana, fue ésta misma quien la retroalimentó, pues se encontraba presente como integrante del OCNF. Irinea coincidió en la voluntad incuestionable que Sánchez Cordero mostró en el proceso del caso de Mariana Lima, quien fue asesinada por su esposo, el comandante de la policía Julio César Hernández Ballinas, mismo que arregló todo para que el caso se procesara como suicidio. Pero esos son sólo dos casos de los tantos en los que la ex ministra y Senadora de la República mostró su vocación derecho humanista, constitucionalista y de compromiso con la justicia. De pensamiento liberal, progresista, Olga Sánchez Cordero enfrentará el proceso de nombramiento de dos de las instituciones fundamentales para el diseño de políticas públicas para las mujeres y el procesamiento de las solicitudes de Alerta de Género en México. El Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres) y la Comisión Nacional para erradicar la Violencia contra las Mujeres (Conavim), están justo bajo la responsabilidad de la Secretaría de la que será titular. Decidida como es, pidió puntualmente toda la información relevante que produce y ha documentado el OCNF, como son estadísticas, patrones regionales de comisión de feminicidio, incidencia en políticas públicas y legislación, así como las identificadas como necesarias de trabajar para lograrlas. La primera de las muchas reuniones de trabajo que se pretende realizar entre las organizaciones de defensoras y la ex ministra, senadora y próxima secretaria de Gobernación, fue un éxito si se consideran los compromisos asumidos frente al pleno del observatorio. Pero lo más exitoso será el camino que Olga Sánchez irá abriendo en la administración federal. Si ella logra impulsar la agenda urgente para detener la emergencia nacional que significan las 9 mujeres asesinadas diariamente en México, el panorama podría empezar a cambiar para nosotras. Pero de ello Sánchez Cordero se está ocupando. Tiene muy claras sus responsabilidades y compromisos y ni las acusaciones de abortista la detienen, pues más que eso, es una clara derecho humanista, y eso imprime un nuevo aliento de esperanza a las mujeres. *Periodista integrante de la Red Nacional de Periodistas y directora del blog Mujer Sonora http://mujersonora.blogspot.mx/
Facebooktwittergoogle_plusrssyoutubemailFacebooktwittergoogle_plusrssyoutubemail

twittergoogle_plusmailtwittergoogle_plusmail