ducha-vaginal-marca-eterna-D_NQ_NP_520-MEC2585570393_042012-F

¿Qué es una ducha vaginal?

La vagina está diseñada para mantenerse limpia con la ayuda de las secreciones naturales. Averigüa cómo ayudar a tu vagina a mantenerse limpia y saludable y por qué no es necesario utilizar duchas vaginales.

¿Qué es la ducha vaginal?

Las duchas vaginales consisten en el enjuague o limpieza de la vagina con agua u otras mezclas de fluidos. La mayoría de las duchas vaginales son mezclas pre-empacadas de agua y vinagre, bicarbonato de sodio o yodo. Tú puedes adquirir este producto en las farmacias y tiendas de supermercados. La mezcla generalmente viene en una botella y se puede rociar en la vagina a través de un tubo o boquilla.

La vagina es un tubo muscular en el cuerpo de una mujer que va desde el cuello uterino (la abertura del útero) a la abertura de la vagina. Los órganos sexuales externos, que se llaman la vulva, rodean la abertura vaginal.

¿Por qué las mujeres usan duchas vaginales?

Las mujeres usan duchas vaginales porque creen erróneamente que les brindan muchos beneficios.

Las mujeres que usan duchas vaginales lo hacen para:

  • Limpiar la vagina.
  • Limpiar restos de sangre después de períodos menstruales.
  • Deshacerse de olores.
  • Evitar las infecciones de transmisión sexual (ITS).
  • Prevenir el embarazo.

¿Qué tan común es la ducha vaginal?

Las duchas vaginales son comunes entre las mujeres en los Estados Unidos. Se estima que del 20 al 40 por ciento de las mujeres estadounidenses de los 15 a 44 años de edad usan la ducha vaginal regularmente.

Alrededor de la mitad de estas mujeres usan la ducha vaginal cada semana. Tasas más altas de uso se ven en las adolescentes, mujeres afroamericanas e hispanas.

¿La ducha vaginal es segura?

Los médicos no recomiendan el uso de la ducha vaginal.

Las duchas vaginales pueden cambiar el delicado equilibrio de la flora vaginal (organismos que viven en la vagina) y la acidez en una vagina saludable. En una vagina saludable existen tanto las bacterias buenas como las malas. El equilibrio de las bacterias buenas y las malas ayuda a mantener un ambiente ácido. Cualquier cambio puede causar un sobrecrecimiento de las bacterias malas, lo que puede causar una infección por levadura o vaginosis bacteriana.

Si tú tienes una infección vaginal, la ducha vaginal puede empujar las bacterias causantes de la infección hacia el útero, trompas de falopio y ovarios

¿Cuáles son los peligros relacionados con las duchas vaginales?

Las investigaciones muestra que las mujeres que usan duchas vaginales con regularidad tienen más problemas de salud que las mujeres que no lo hacen. Los médicos aún no están seguros de si las duchas vaginales causan estos problemas.

El uso de las duchas vaginales puede simplemente ser más común en los grupos de mujeres que tienden a tener estos problemas.

Los problemas de salud vinculados a las duchas vaginales incluyen:

Algunas Infecciones de transmisión sexual, vaginosis bacterianas, y enfermedades inflamatorias pélvicas pueden llevar a serios problemas durante el embarazo. Estos problemas incluyen infección en el bebé, problemas con el parto, y parto prematuro.

Debería usar las duchas vaginales para limpiar el interior de mi vagina?

No. El Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos recomienda que las mujeres eviten las duchas vaginales por completo.

En la mayoría de los casos el ambiente ácido de la vagina, “limpia” la vagina. Si hay un olor fuerte o irritación por lo general significa que algo anda mal.

Las duchas vaginales pueden aumentar las posibilidades de infección. La única vez que debes usar duchas vaginales es cuando tu médico te lo indique.

El Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos recomienda que las mujeres eviten las duchas vaginales por completo

 

¿Entonces, cuál es la mejor manera de limpiar mi vagina?

Los médicos están de acuerdo en que lo mejor es dejar que tu vagina se limpie a sí misma. La vagina se limpia naturalmente haciendo mucosa. La mucosa lava la sangre, el semen y el flujo vaginal. Debes de saber que incluso las vaginas limpias y saludables pueden tener un olor suave.

Mantén  el exterior de la vagina limpio y saludable lavándolo regularmente con agua tibia y jabón suave cuando te duches. Evita los jabones antibacterianos porque te pueden irritar. Prefiere los jabones neutros para la higiene íntima. Debes evitar los tampones perfumados, toallas sanitarias perfumadas, talcos y sprays.

Estos productos pueden aumentar tus probabilidades de contraer una infección vaginal.

Volver al inicio del artículo

¿Debería de usar la ducha vaginal para deshacerme del olor vaginal, secreción, dolor, picazón o ardor?

No. Nunca debes hacerte lavados vaginales para tratar de deshacerse del olor vaginal, secreción, dolor, picazón o ardor. Las duchas vaginales sólo cubren el olor y empeoran otros problemas. Es normal que la vagina tenga olor. El olor vaginal puede cambiar en diferentes momentos del ciclo reproductivo y no debe ser considerado como un signo de infección o enfermedad.

Es muy importante que llames a tu médico de inmediato si tienes:

  • Flujo vaginal con mal olor.
  • Flujo espeso, blanco o amarillo-verdoso con o sin olor.
  • Ardor, enrojecimiento e hinchazón en o alrededor de la vagina.
  • Dolor al orinar.
  • Dolor o molestias durante las relaciones sexuales.

Éstos pueden ser signos de una infección, especialmente una que puede haber sido transmitida sexualmente.

No uses la ducha vaginal antes de ver a tu médico. Esto puede hacer que sea difícil para el médico detectar lo que está mal.

 

¿Después de tener sexo, pueden las duchas vaginales prevenir las infecciones de transmisión sexual (ITS)?

No. Es un mito que las duchas vaginales después de tener sexo puede prevenir enfermedades de transmisión sexual.

La única forma segura de prevenir las infecciones de transmisión sexual es no tener relaciones sexuales.

Si usted tiene relaciones sexuales, la mejor manera de prevenir las infecciones de transmisión sexual es practicando el sexo seguro:

  • Sé fiel. Ten relaciones sexuales sólo con una pareja que haya sido examinada por enfermedades de transmisión sexual y no esté infectada.
  • Usa condones de látex o femeninos cada vez que tengas relaciones sexuales.

Practica el sexo seguro

Algunas bacterias y los viruses pueden entrar en la vagina durante las relaciones sexuales. Estos incluyen a los microbios que causan la clamidia, la gonorrea, el herpes genital, las verrugas genitales, la sífilis y el VIH. Puedes proteger tu vagina contra estas infecciones mediante el uso de un condón cada vez que tengas relaciones sexuales.

Facebooktwittergoogle_plusrssyoutubemailFacebooktwittergoogle_plusrssyoutubemail