Image default
AGENDA DE GÉNERO Mujer con Propósito Noti-Mujer

¡Tiempo de soltar y dejar lo viejo!

¡Tiempo de soltar y dejar lo viejo!

Nada como esos hermosos paisajes de otoño. Los árboles con sus colores hermosos. Sus hojas de verde esperanza comienzan a cambiar de color tomando un tono amarillento, naranja, rojo y marrón. Una como espectadora disfruta de esta parte de la naturaleza, pero si el árbol hablara nos sorprenderíamos en gran manera.

Con el paso del tiempo, poco a poco todo este paisaje colorido comienza a desaparecer quedando los árboles completamente desnudos. Parecieran estar secos, tristes, desanimados; nadie se cobija bajo su sombra, pues se les han caído las hojas.

Posiblemente así nos sintamos nosotras como mujeres en esta etapa de nuestra vida.

Acabamos de pasar un hermoso verano donde hemos visto cómo brotaban nuestros primeros frutos y aunque no todos se cumplieron al cien porciento como lo planeamos, pudimos animarnos un poco.

Aunque sentíamos que estábamos lejos de la meta y que parecía muy difícil avanzar, lo logramos. Se que el camino no ha sido nada fácil pero cada vez estamos más cerca de la meta. Nos duelen las rodillas de tanto caer, levantarnos y seguir avanzando, pero el ir en la dirección correcta nos hace permanecer en la pista.

Cada día estamos a un paso más lejos de donde comenzamos y uno más cerca de cruzar la línea de las ganadoras.

En el proceso llega el tiempo en que poco a poco nuestras hojas comienzan a caer. El problema no es que las hojas se caigan, sino cuáles son las que se caen. En esta etapa sentimos que algo sucede, pero no sabemos qué es y comenzamos a aislarnos. Sentimos inseguridad, recelo, preocupación, desánimo y no sólo eso, sino tendemos a buscar un culpable.

Estas hojas son las que debemos dejar caer, pero al contrario cortamos nosotras mismas las hojas de la ilusión, del ¡Sí se puede! De la fe, del esfuerzo, de la diligencia, del aprecio, de la gratitud, del trabajo en equipo, del éxito.

Los árboles culpan a la falta de luz, ¿Nosotras a quien? Es muy fácil echarles la culpa a los demás de todo lo que nos sucede y nosotras hacernos a un lado.

Déjame darte algunos datos importantes del otoño.

· Los árboles se comienzan a desnudar.

La caída de las hojas se debe a que la cantidad de luz no es suficiente para que ocurra la fotosíntesis por lo tanto la cantidad de clorofila de las hojas se reduce, no hay suficiente fuerza y se caen. Esas hojas conviene que se desprendan del árbol para fortalecer los tallos y dar vida a nuevas hojas.

· Las personas comen más y suben de peso.

debido a la falta de vitamina D, la cual ayuda a descomponer las grasas.

El error que nosotras las mujeres cometemos es que, dejamos que las hojas equivocadas se caigan.

Desnudamos el corazón frente a nuestras propias acusaciones y culpabilidades y decimos ¡No puedo! En vez de hacerlo frente a nuestro diseñador y decirle “Todo lo puedo en ti, que me das las fuerzas” “ Me diste vida, me has hecho florecer en mi hermosa primavera, me has dejado saborear mis primeros frutos en mi verano y ahora en este otoño sé que tu sacarás lo mejor de mí; harás caer las hojas que deban caer; todo lo que no me hace bien, lo que merma mi calidad de vida, tú eres la luz que necesito para activar la clorofila de mi vida y volver a tener ese color verde con olor a esperanza, a sueños cumplidos, a madurez, a sabiduría, a éxito.

El éxito no es llegar a una meta sino caminar en la pista un paso a la vez hasta cumplir mi propósito de vida. Saber qué estoy haciendo aquí en la tierra. Para qué nací.

Esta etapa es donde, por lo confuso de nuestros pensamientos, nuestras acciones son descuidadas y nos sentimos frustradas. Nos paralizamos. Nos deprimimos, comenzamos a comer de más, a no hacer ejercicio, subimos de peso, perdemos vitalidad y podemos terminar enfermándonos físicamente debido también a que ya se está enfermo emocional y espiritualmente.

Ésta es nuestra etapa de soltar.

Pero ¿Qué voy a soltar? Las hojas que me quitan la vida: Viejas actitudes, comportamientos, ideas, sentimientos de amargura; resentimiento, falta de perdón, críticas, desánimo, depresión, ansiedad, falta de fe..etc

Es la etapa de madurar y hacernos más fuertes. De tomar decisiones sabias y para esto necesitamos pedir ayuda. Si solas hemos llegado hasta este punto crítico, necesitamos levantar la mano y pedir la ayuda que necesitamos.

Consejos prácticos

1. Limpia y renueva los espacios en que vives como una forma de “liberarte” de lo viejo. (Acto simbólico)

2. Analiza cómo te sientes al revisar tus espacios y renovarlos y toma nota.

3. Camina con una actitud contemplativa en parques, avenidas, bosque, campo etc.

4. Inicia una terapia basada en tu diseño original para conocerte más y aprender a funcionar de una manera más satisfactoria.

Dos son mejor que uno.

Estar de la mano de un profesional en el que puedas confiar te ayudará a levantarte si has caido, a animarte y no sentirte sola en el proceso.

“Todo diseño es creado para pasar la prueba de calidad, no temas en el día que seas probado. Cualquier falla, tu diseñador la podrá corregir a tiempo, no desechará su diseño”


(Jueces 3-Santa Biblia)

Se que tienes en mente a alguna persona a quien le serviría leer este mensaje de esperanza, ¿Me ayudas a compartirlo?

Me encantaría leer tus comentarios sobre este artículo y saber qué impacto ha tenido en tu vida, de esta manera me ayudas a seguir compartiendo contenido de valor.

Escríbeme al WhatsApp 662 352 0058. Te leo, Gracias!!

Sígueme en redes sociales como: Enfocando Vidas

Si necesitas ayuda personalizada, estamos para servirte.

  • Dora Ortiz de Olivas
  • Terapeuta Familiar/Conferencista
  • Locutora del programa radial “Mujer con Propósito”
  • Co-Fundadora de “Enfocando Vidas”
  • dortiz@proposito.net

Aparta tu cita online al 662 352 00 58

Artículos Relacionados

Medios alemanes exhiben su sexismo y racismo durante mundial femenil

PSM

Comentarios sexistas contra mujeres periodistas generan vulnerabilidad

PSM

Un fracaso la estrategia para combatir violencia contra mujeres, dicen defensoras veracruzanas

PSM