Anorexia-bulimia-psicologa-tamar-araguas

Trastornos alimenticios más frecuentes

Existen multitud de trastornos alimenticios generalmente consecuencia de un modelo de sociedad en el que se exageran las bondades de un buen físico.

Los trastornos alimenticios son alteraciones psicológicas que derivan en un cambio en la dieta del paciente. Por norma general existe una gran preocupación por el aspecto físico que puede llegar a modificar su comportamiento de forma drástica.

Asimismo, todos estos trastornos se encuentran relacionados con la publicidad y el modelo de sociedad que poseemos en la actualidad. Los pacientes se perciben así mismos de forma alterada y a menudo tienen una baja autoestima.

Por otra parte, existe una gran variedad de trastornos pero podemos destacar algunos de los que aparecen con más frecuencia.

Anorexia

Durante esta alteración psicológica el paciente quiere bajar de peso (hasta niveles muy dañinos) y temen engordar. También se perciben de manera anormal a sí mismos, viéndose con una masa corporal excesiva.

Por tanto, evitan comer, se provocan voluntariamente vómitos e incluso pueden llegar a usar laxantes para disminuir la ingesta calórica. Asimismo, pueden llegar a realizar una intensa actividad física de forma obesesiva.

Aunque se piensa que sólo puede afectar a los adolescentes o los jóvenes también puede aparecer en mujeres y hombres durante la edad adulta.De hecho, cuando ocurre en los varones recibe el nombre de manorexia. Así, además de una delgadez extrema los pacientes también pueden padecer:

Mareos y desmayos.

Sensación de debilidad, fatiga o cansancio general.
Problemas para dormir o insomnio.
Deshidratación y desnutrición.
Coloración azulada en las yemas de los dedos.
Cabello más quebradizo y crecimiento de vello suave por todo la piel.

 

Bulimia

Se trata de una alteración en la que los sujetos alternan los atracones o gran ingesta de alimentos con el vómito provocado. De esta manera la persona intenta evitar ganar peso puesto que se encuentra asociado a un sentimiento de culpa.

Por otra parte suelen mantener un peso normalizado y también pueden recurrir a la actividad física y al uso de compuestos químicos para conseguir bajar de peso.

Vigorexia o dismorfia muscular

Se trata de una enfermedad psicológica en la que las personas se perciben débiles y enclenques. Por tanto, se obsesionan en realizar una actividad física intensa y en la dieta que consumen para conseguir más masa corporal.

Normalmente el régimen alimentario incluye una gran cantidad de proteínas. También pueden utilizar esteroides anabolizantes y otros compuestos para conseguir tal objetivo.

Pregorexia

En este caso el trastorno sólo afecta a las mujeres embarazadas que quieren evitar a toda costa aumentar de peso. Es comparable a la anorexia pero durante el desarrollo del embarazo. Para ello reducen la cantidad de calorías en su dieta, realizan ejercicio físico intenso y pueden llegar a usar el vómito inducido para mantener su forma.

Por otra parte, este problema tiene consecuencias tanto en la madre como en el feto. En la mujer puede provocar déficits nutricionales, sensación de frío, problemas dérmicos y en la producción de lactancia. En cambio, el feto puede sufrir malformaciones, enfermedades neurológicas y puede llegar a morir dentro de la cavidad del útero.

Drunkorexia o ebriorexia

En la drunkorexia los adolescentes deciden reducir o anular el consumo de alimentos para sustituirlo por el alcoholismo. Aunque presenta características similares a la anorexia, la ebriorexia puede conllevar a daños más graves por el consumo de una sustancia tóxica en un cuerpo prácticamente desnutrido.

De esta forma se consigue mantener e incluso reducir el peso mientras continúa la práctica de este hábito insalubre.

Ortorexia

Se trata de una obsesión o interés excesivo en el consumo de alimentos que el paciente considera saludables o beneficiosos. Sin embargo, la práctica de este comportamiento puede hacer que el sujeto se sienta aislado socialmente (no quieren comer en restaurantes o sitios similares) e incluso que padezca déficits nutricionales.

Permarexia

Es un síndrome psicológico en el que las personas controlan de forma estricta su dieta y cantidad de calorías ingeridas. Asimismo, siguen de forma continuada o permanente la dieta que consideren más adecuada o correcta.

Todos estos trastornos son enfermedades graves que deben ser tratadasy evaluadas por un equipo especialista.

Lo más habitual es que se haga un seguimiento del paciente en la unidad de salud mental, pudiendo solicitar interconsultas con endocrinología para valorar el estado nutricional de cada persona y cubrir los déficits nutricionales. Además, se puede combinar con el uso de psicofármacos.

Facebooktwittergoogle_plusrssyoutubemailFacebooktwittergoogle_plusrssyoutubemail