Image default
AGENDA DE GÉNEROMujer con PropósitoNoti-Mujer

Prioridad de vida #3 – Mi Relación con mi cónyuge

Tú y yo nacimos con la necesidad básica de relacionarnos en todas direcciones.

Dora Ortiz de Olivas Terapeuta Familiar/Conferencista

 

El ser humano es el fruto de la necesidad misma del creador queriendo relacionarse con su diseño. 

Fue para relacionarse con nosotros que nos creó. Sería ilógico e irresponsable que un diseñador no tenga relación con su diseño. Esto es parte del orden que él mismo le puso a las cosas.

Somos seres relacionales.

Tú no puedes andar por la vida como el llanero solitario. Si vas a comprar algo te relacionas; si vas a vender algo, te relacionas; cuando vas a la escuela, al trabajo, etc.

Cuando vas a contraer matrimonio, necesitas relacionarte con esa persona que será tu cónyuge, tu pareja para toda la vida. Nos conviene prepararnos para relacionarnos de la mejor manera posible y así poder vivir en armonía con nuestro propósito de vida, con nuestro diseño y nuestro diseñador.

Dios diseñó una pareja para el ser humano que creó; y la sacó de él mismo, de su cuerpo, de su costilla, hueso de su hueso y carne de su carne.

Los hizo para relacionarse uno con el otro. Creó su entorno para que también se relacionaran con él de una manera apropiada. Todo iba muy bien hasta aquí pero, ¿Qué fue lo que los separó?

Se brincaron las trancas”, en otras palabras se salieron de los límites. Hicieron lo incorrecto. Quisieron creer lo que les convenía aparentemente. Ella, la esposa, creyó que sería más sabia y no necesitaría de su esposo; tendría toda la sabiduría necesaria para valerse por sí misma sin necesidad de nadie más. Ella sabía cuál era el lugar que le correspondía como una ayuda adecuada para Adán pero no estuvo de acuerdo y tomó decisiones basadas en su ambición. Ella quería obtener la oferta del momento “Ser como Dios”, el mismo deseo de quien le presentó tal ofrecimiento. Un deseo frustrado pues nadie es como Dios, él es único, soberano, el que lo sabe y lo puede todo. Nosotros somos sus criaturas, parecidas a él sí, pero no somos él. Todo esto sólo trae desorden y problemas.

Nuestro desorden comienza:

Cuando no sabemos quiénes somos, cuál es nuestra identidad, qué estoy haciendo aquí, cuál es el rol que debo cumplir, para qué fui formada y a dónde voy. No sabemos quiénes somos ni cómo relacionarnos con Dios ni con otras personas de manera adecuada y nuestra vida se va consumiendo en el intento. No seguimos un manual, una guía, actuamos por impulso o emociones mas no por instrucciones.

Tú y yo somos un diseño y tenemos un diseñador y un instructivo para funcionar y no sólo eso: nuestro diseño tiene un propósito, y esto no se refiere a lo que hago sino para qué hago lo que hago.

 

El único que me va a decir a mí para qué fui creada, es El que me diseñó.

Hay un diseño para el matrimonio.

Hay una forma de relacionarnos con nuestro cónyuge pero todo comienza con mi relación con Dios y conmigo misma (como ya lo vimos en otros artículos publicados anteriormente).

Desde el principio así fue.

Adán tenía una hermosa relación con su diseñador; la historia cuenta cómo platicaban a diario; cómo él suplió sus necesidades y entre ellas la necesidad de una esposa, una ayuda adecuada para él para toda la vida. Ellos a pesar de los problemas fuertes que tuvieron siempre permanecieron juntos, dentro y fuera del edén pero juntos. Es muy importante que los cónyuges sepan relacionarse entre ellos pero también mantengan esa relación estrecha con su diseñador. Dios creó el matrimonio y lo diseñó de tal manera que pueda funcionar perfectamente bajo sus instrucciones.

Hace algunos años diseñamos mi esposo y yo un entrenamiento prematrimonial al cual titulamos “PARA TODA LA VIDA”; esto debido a la gran cantidad de matrimonios que atendíamos con problemas devastadores que se hubieran podido evitar si se hubieran preparado antes de contraer nupcias.

En este entrenamiento  les enseñamos a las parejas 10  temas importantes que necesitan aprender para evitar un rompimiento de la relación al momento de presentarse los problemas o desacuerdos en el matrimonio; así como también prepararlos para el día de la boda.

Como terapeutas diariamente atendemos matrimonios a punto del divorcio y cuando analizamos su caso vemos que si ellos se hubieran preparado antes de casarse no habrían llegado hasta ese punto de romper su relación y dejarles un legado de divorcios a los hijos, quienes de por sí ya sufren muchísimo por la separación de sus padres.

Las parejas de hoy en día en lo que menos invierten es en la preparación de ellos mismos antes de llegar al altar.

Bueno, algunos atienden su cuerpo; un facial, un masaje, arreglo del cabello, uñas y demás pero no prestan atención al conocimiento que deben adquirir acerca del matrimonio y es precisamente a eso a lo que se estarán enfrentando una vez que los declaren marido y mujer frente al altar. Durante el tiempo de noviazgo todo parece perfecto pero los problemas y desacuerdos llegarán.

En el matrimonio hay 5 etapas importantes y seguro pasaremos por cada una de ellas y si no estamos preparados…

Nadie nos asegura que nuestra relación perdure o se termine sin que alguien salga lastimado. Cada etapa nos enseña a relacionarnos mejor entre nosotros y caminar el recorrido por esta hermosa aventura.

Hay principios en el matrimonio que son el fundamento de éste para permanecer firme, así como roles determinados para cada miembro de la familia; las necesidades de cada uno, responsabilidades y derechos para vivir en armonía; una comunicación efectiva, sexualidad sana, una buena administración del dinero.

Si tú eres de los que dicen: “Con tu dinero pagas el agua y con mi dinero pago la luz” ¡Ya comenzaste muy mal!

En nuestro entrenamiento no sólo enseñamos todo esto, sino también les guiamos para que hagan su primer plan de vida juntos y les damos las bases para que cada año lo evalúen y hagan los cambios pertinentes.

Y algo que hemos visto como una necesidad latente y que hemos incluido en esta última actualización, es el tema: LEGADO.

En lo personal es un compromiso con las familias, la sociedad y con nuestro mundo por todo lo que estamos viviendo en estos tiempos. Podemos trascender dejando una herencia valiosa a nuestros hijos y así continuar enfocando vidas aun después de que nosotros ya no estemos aquí.

Sólo como nota importante:

Este entrenamiento lo hemos adecuado para las parejas que viven en unión libre aún, o que ya se casaron pero que nunca se han preparado para el matrimonio y si tú tienes cualquier problema en tu matrimonio podemos ayudarte. Sólo tienes que hacer tu parte, levantar la mano y pedir ayuda.

En los 16 años que llevamos juntos mi esposo y yo como matrimonio hemos ayudado a decenas y decenas de parejas. Será un honor guiarte en tu proceso.

Es imposible que nuestra vida esté en equilibrio si no pasamos tiempo con Dios y con nosotras mismas atendiendo las áreas que necesitan ayuda, sólo así podremos estar sanas de manera integral y brindar una relación sana con nuestro cónyuge.

Consejos prácticos para ir ordenando nuestra vida atendiendo a nuestro cónyuge.

1. Pasa tiempo a solas con Dios

Y arregla cualquier situación con él. Entrégale tu corazón (Pensamientos, sentimientos y decisiones).

2. Acepta tu diseño.

Puedes pedir ayuda si la requieres y para ello podemos ayudarte.

3. No trates de cambiar a tu cónyuge.

No es trabajo tuyo. Admíralo, ámalo y respétalo.

4. Trabaja en tu fidelidad y compromiso hacia él.

Recuerda que antes de comprometerte con él lo hiciste con Dios frente al altar. Tu fidelidad hacia tu esposo también representa tu fidelidad ante Dios.

5. Mantente en oración constante por sus necesidades.

Si no las sabes, pregúntale. Recuerda que todo se regresa, un día lo verás orando por ti.

“No hay mejor terapia que hablar con tu diseñador, el tiene el diagnóstico correcto y la solución oportuna para tu problema específico” 


(Dora Ortiz)

Sé que tienes en mente alguna persona a quien le serviría leer este mensaje de esperanza, ¿Me ayudas a compartirlo?

Me encantaría leer tus comentarios sobre este artículo y saber qué impacto ha tenido en tu vida, de esta manera me ayudas a seguir compartiendo contenido de valor.

Escríbeme al WhatsApp 662 352 0058. Te leo, Gracias!!

Sígueme en redes sociales como: Enfocando Vidas

Si necesitas ayuda personalizada, estamos para servirte.

 

Aparta tu cita online o presencial al 662 352 00 58

FacebooktwitterrssyoutubemailFacebooktwitterrssyoutubemail

twittermailtwittermail

Artículos Relacionados

Pantalones de mezclilla: ¿cuál va mejor con tu figura?

PSM

Alimentos que contienen gluten ¿Porqué evitarlos?

admin2

Ante las intensas temperaturas que se han registrado durante la presente temporada de verano, los consumos se han disparado en los hogares

admin2