Image default
Noti-MujerPor Ser Tu Cuerpo

Cuerpo y mente: así cambia una mujer cuando queda embarazada

Una matrona, una fisioterapeuta y una psicóloga perinatal hablan de la transformación que se produce durante esos nueve meses

UXÍA RODRÍGUEZ
LA VOZ / REDACCIÓN

Nueve meses de cambios físicos, funcionales y psicológicos que no se pueden comparar con nada. Durante el embarazo se transforma el cuerpo de la mujer por fuera y por dentro. Eso, sin olvidarnos de la mente.

«A pesar de que hay muchísimos cambios físicos en la mujer embarazada, el embarazo no es una enfermedad. Es un estado de salud. Como la mujer tiene que someterse a tantos controles, tantas pruebas, parece que terminamos patologizando el embarazo. En una mujer sana, el organismo está preparado para sufrir todos esos cambios», asegura Begoña Pérez, matrona en el Hospital Comarcal de Verín. Se pueden producir síntomas molestos que se malinterpretan cuando, en realidad, son adaptaciones al nuevo estado.

El cuerpo de la mujer sufre una transformación radical durante esos nueve meses. Lo más obvio es el aumento de peso, pero, metabólicamente, hay toda una metamorfosis. «Tiene una tolerancia a la glucosa más baja, el útero crece muchísimo con lo que los órganos de la cavidad abdominal están muy apretados. Por ejemplo, el estómago reduce su volumen por lo que la mujer embarazada tiene que comer menos cantidad más veces a lo largo del día, tiene más tendencia al estreñimiento porque el intestino se mueve menos, también a la retención de líquidos porque aumenta el volumen sanguíneo. Es un estado de sobrecarga para el organismo», enumera la matrona que quiere dejar una idea clara: es muy importante que la embarazada y su entorno conozcan todos los cambios que se van a producir. «Algunas veces, aunque la mujer se encuentre bien, su entorno exagera el cuidado que hay que tener. La visión que nos dan de la mujer embarazada es casi como si fuera una mujer enferma, que no puede hacer una vida normal. Yo lo veo todos los días, sobreprotegemos a las embarazadas. Está bien proteger pero no sobreproteger», afirma la especialista.

El único problema está en que los embarazos cada vez se posponen más y, por lo tanto, aumentan las complicaciones. «Cuanta más edad, más problemas de salud. No es lo mismo una mujer que se queda embarazada con 40, que una que lo hace con 25. El sobreesfuerzo que le supone al organismo el embarazo, se lleva peor», asegura la matrona Begoña Pérez.

Ejercicio físico

Es importante entrenar durante el embarazo. «Temos que ensinarlle á muller a fortalecer o suelo pélvico, o transverso do abdome (que suxeita a tripa) e traballar toda a musculatura postural da columna», aconseja Elisabeth Sierra, fisioterapeuta de Pshysiovértex.

«Hai que reivindicar a gran importancia do exercicio físico durante o embarazo para previr todo tipo de problemas: posturales, viscerais, cardiovasculares, dixestivos, de incontinencia urinaria… Hai un montón de problemática que con adestramento se pode mellorar», recuerda haciendo hincapié en el suelo pélvico: el gran olvidado hasta ahora.

Preparación psicológica

 Para el parto también hay que prepararse de manera emocional y psicológica. «Socialmente, hay una idea extendida de que el embarazo tiene que ser un período de felicidad y bienestar absoluto pero, a veces, no lo es. Es muy importante la detección de problemas emocionales durante el embarazo que influirán en el parto y también en el posparto. Es imprescindible controlar cualquier trastorno de ansiedad para evitar patologías posteriores », asegura la psicóloga perinatal, Natalia Guedella.

«También se da un cambio a nivel cerebral. El cerebro pierde volumen, bajamos más la actividad de lo que se llama el cerebro racional para conectar más con la parte emocional. Algunas cosas que antes eran más relevantes, por ejemplo, a nivel de organización o concentración, se pierden para entrar en un nivel mayor de conexión con el cuerpo y el bebé. También es una preparación», asegura la experta que recuerda que tener miedo es absolutamente normal y que, ese miedo, cumple una función. No hablar de ello hace que se vuelva más relevante.

«Cuando estamos embarazadas no solo nutrimos al bebé. -Le estamos transmitiendo información de cómo es el mundo exterior. Si estoy sometida a un nivel de estrés alto, se lo transmito. Le estoy diciendo que tiene que estar alerta. El temperamento también se desarrolla durante el embarazo. El estado emocional de la madre es esencial», recuerda.

FacebooktwitterrssyoutubemailFacebooktwitterrssyoutubemail

twittermailtwittermail

Artículos Relacionados

David Zepeda: De Televisa a ¿Marvel? el mexicano aparece en ‘Venom 2’

PSM

QUÉ DIFERENCIA HAY ENTRE CACAO Y CHOCOLATE

PSM

Té de jengibre para bajar de peso (Varias recetas)

PSM