Image default
Noti-MujerPara Reflexionar

¿Porqué pasan tantas cosas tristes actualmente?

Muchos dirán que son simplezas, sin embargo, las cosas que están aconteciendo en los últimos días, en especial lo referente a desastres naturales, tienen mucho qué ver con la conducta humana…

Por: Alina I. Trujillo /Por Ser Mujer

Ya lo sé, muchos dirán: “Lo que está pasando con la tierra se debe a las bombas que se han probado desde hace muchos años”, otros quizás digan: “Es algo que ha sucedido y que seguirá sucediendo siempre” Pero esto va mucho más profundo. Directo al corazón humano y tiene mucho qué ver con el corazón de Dios.

La naturaleza siempre responde a los estímulos de la humanidad, sin embargo, hay algo más que es la causa de toda la destrucción, y que ha traído tantos males sobre nuestro planeta: El estado del corazón humano. Y no me estoy refiriendo al estado del músculo cardíaco; sino más bien a lo que se gesta en el interior del alma.


Podríamos pasarnos toda una vida tomando cursos y talleres sobre diversos temas: de valores, educación ambiental, reglas de cortesía y no sé cuántas cosas más, para relacionarnos mejor con los demás y con la propia naturaleza, pero jamás lograremos con ello salvar nuestro mundo tan maravillosamente creado. Mientras haya egoísmo, malos deseos, odio, rencor, falta de perdón (Marcos 7:15-23); mientras no haya felicidad en el corazón; no haya gozo, no brillen los ojos de emoción ni el corazón vibre de agradecimiento por lo que El Creador nos ha brindado como hogar, el planeta mismo resentirá los estragos que causan esos malos sentimientos.

Si observamos bien, todos los seres vivos sentimos:

a) L@S HUMAN@S.-

Somos seres tripartitas (compuestos por cuerpo, alma y espíritu). Contamos con tres formas de expresión que afectan el estado natural de nuestro mundo.

1.- El Cuerpo:

Que es el vehículo para desplazarnos durante nuestra vida, de la forma que sea, y que a través de los sentidos percibe los estímulos que nutren el alma..

2.- El alma:

Que está compuesta por mente y emociones. Por medio del alma, podemos pensar, recordar, decidir, pero también podemos sentir, amar, odiar, perdonar.

3.- El Espíritu:

Por medio del cual nos comunicamos con lo sobrenatural (ya sea con Dios o con el contrario).

b) LOS ANIMALES.-

Al parecer, se componen de dos: Cuerpo y Alma, pues ellos también sienten el dolor y la alegría ante los estímulos humanos. Aunque se ha dicho que ellos no tienen sentimientos, de muchas formas y en algunos de los casos podemos comprobar que sí, pues saben demostrar su afecto, su agradecimiento, su rechazo, su temor, su estado de ánimo.

c) LAS PLANTAS.-

Aunque se presume que sólo son cuerpo (que carecen de alma y espíritu), es demostrable que también sienten las palabras cariñosas y dichas de manera apropiada. La música clásica y armoniosa las hace brotar más bellas y reflejan armonía. En cambio, donde frecuentemente se da la violencia, las malas expresiones verbales y físicas, hasta las plantas padecen y reflejan un estado decadente.

d) LOS ELEMENTOS NATURALES.-

-EL AGUA:

Compuesta por moléculas, las cuales hace algún tiempo se descubrió que también reaccionan al estímulo del sonido, dependiendo de las palabras dichas o la intensidad con las que se expresan. De tal manera que forman imágenes hermosísimas cuando se trata de palabras de amor y de paz. En cambio, cuando se trata de palabras groseras o con un significado pernicioso, se forman grotescas figuras, de forma crispada. ¿Lo puedes creer…?

-LA TIERRA:

Tal vez pareciera que no resiente lo que sucede sobre ella; sin embargo, fue creada para permanecer en armonía, tal cual la creó el arquitecto de toda la creación. Y cuando hablo de armonía me refiero a esa interacción de mutuo beneficio, de bondad y amor entre la humanidad y el suelo sobre el cual sobrevive y del cual toma la abundancia de alimentos para permanecer vivo y saludable.

-EL SOL:

Siendo la máxima expresión del fuego, constituye el mayor benefactor de la vida en la tierra, siendo colocados los planetas de manera perfecta y en armonía, el sol fue situado a la distancia exacta para brindar y mantener vida sobre nuestro bello planeta; es símbolo de poder, energía, vida; y cuando se mantiene con él una buena relación, es benévolo sobre nuestra piel, a tal grado que, si se disfruta, puede llegar a no quemarnos.

-EL AIRE:

Una grata bendición de frescura, de esperanza, de poder en su máxima expresión; donde Dios mismo habla a Su creación para mostrar Su divina Presencia. El aire que respiramos para vivir, aquél del cual no podríamos prescindir jamás; digno de ser disfrutado y el cual nos hace factibles de adorar a quien nos creó.

Por lo tanto: Lo que nuestro planeta necesita es amor…

Si todos sentimos, y la amabilidad construye y da belleza, ¡Lo mejor será que la practiquemos! Que emitamos buenas vibraciones a través de nuestros actos cotidianos; que amemos más lo que nos rodea, que sonriamos, que nos ayudemos unos a otros! Hagamos que la tierra florezca con el amor de nuestras vidas! Porque cuando el ser humano se olvida de que es parte del todo creado, y siente que está solamente para dominar a la creación haciendo mal uso de ella, incurriendo en abuso de poder; menospreciando aquello que se formó para su servicio, lastima a la tierra.

La tierra gime ante tanta crueldad

Según versa en las Sagradas Escrituras, la tierra gime, (Romanos 8:19-23) la tierra se siente desolada cuando su relación con el ser humano se quiebra; pierde su armonía y la bendición del Amor se ausenta. Pues debido a la mala decisión de la humanidad de alejarse de su fuente divina (Dios), en su arrogancia por ser él mismo el centro de atención, procrea malos sentimientos que generan malas acciones hacia sus semejantes, fracturando la armonía natural que el Ser Supremo dejó para beneficio de toda Su creación. La tierra, por causa del pecado (errar al blanco, alejarse de Dios) está siendo arruinada; no sólo por la consecuencia de malos actos humanos, sino por estar separados del Amor verdadero del Dios viviente.

¡Es hora de que nos acerquemos a esa Fuente de Poder Divino, es hora de entablar sincera amistad con Él y con todo lo que nos dejó a cargo.!

Ya basta de ser arrogantes.

De creer que todo lo merecemos y de pensar que podremos sobrevivir en ese panorama de destrucción que nosotros mismos hemos estado provocando.

El amor del Dios de lo visible y lo invisible es tan grande, que nos está llamando (Joel 2:13), dándonos oportunidad de dar un giro de 180 grados a nuestra conducta y de retomar el camino que jamás debimos haber dejado.

DIOS ama de tal manera a la corona de Su creación (El ser humano), (Juan 3:16) que SE ENTREGÓ A SÍ MISMO para restaurar la fracturada relación entre LA HUMANIDAD y SU CREADOR, a través del único puente de comunicación: El sacrificio de Jesucristo en el madero para SALVAR LO QUE SE HABÍA PERDIDO. Salvando a toda persona que por fe en ese Jesús Nazareno, podrá hacer llegar su alma al Paraíso prometido, al MEJOR LUGAR que Dios les tiene preparado a quienes le AMAN de verdad y cumplen Sus mandamientos; a los que le buscan con corazón contrito, con sincero agradecimiento y con la decisión de emprender una vida renovada que al morir, les salve de la destrucción eterna.

Si leíste este artículo hasta el final, déjame tus comentarios por favor en mi perfil de facebook: https://www.facebook.com/4L1N4.TRUJILLOPSMTV

Y si consideras que sería bueno que más personas lo lean, ¡COMPÁRTELO..! Gracias por tu fina atención. 🙂

La autora. Alina Trujillo es fundadora de la plataforma multimedia «Por Ser Mujer» a través de redes sociales, para la edificación dela Mujer y la familia. la cual incluye este portal www.revistaporsermujer.com

FacebooktwitterrssyoutubemailFacebooktwitterrssyoutubemail

twittermailtwittermail

Artículos Relacionados

¿Por qué permanecer en un matrimonio infeliz?

PSM

Aprueba Congreso del Estado reestructurar deuda pública

admin2

Entrega gobernador Alfonso Durazo 590 escrituras en el Poblado Miguel Alemán

admin2