Cenas que no provocan gases

Si tu tripa suele estar hinchada, tienes gases y no consigues ponerte los vaqueros que te gustan sin dejar de respirar, prueba a cenar lo que nos cuentan dos expertos.

Nunca te abrochan los pantalones, en biquini tienes que ir metiendo tripa, a veces parece incluso que estás embarazada y encima tienes gases… ¿Por qué tienes la tripa hinchada? “El vientre hinchado o la distensión abdominal puede presentarse en personas con peso bajo o con exceso de peso”, dicen desde el Departamento de Medicina Estética y Nutrición de YTS Medispa. “Es un síntoma que todos hemos padecido en algún momento de nuestra vida, pero hay personas que lo sufren con relativa frecuencia y les hace sentirse muy incómodas”, añaden.

Y, como dicen los expertos de YTS Medispa, “la distensión abdominal es un proceso independiente al acúmulo de grasa en el abdomen y hay múltiples causas que pueden desencadenarlo”.

Cómo evitar este problema

Para la experta de Nooddle “lo más importante es masticar bien y consumir los alimentos preferiblemente cocinados para que sean más digeribles”. “Dependiendo de la causa que lo produzca la soluciones serán distintas y en algunas habrá que acudir al médico para su valoración”, dicen desde YTS Medispa. Pero estos expertos nos dan recomendaciones generales que nos pueden ayudar a todos: - Comer despacio, masticar bien y con la boca cerrada. - Mejor comer poca cantidad muchas veces al día. - Evitar hablar mientras masticamos. - No beber con pajita o a sorbos. - Evitar las bebidas alcohólicas y las bebidas carbonatadas. - Si se padece estreñimiento, aumentar la fibra en la alimentación, procurar tomar todos los días fruta e ingerir entre 1,5 y 2 litros de agua al día. - Evitar las verduras flatulentas (col, coliflor, brócoli, alcachofas, pimientos…), evitar el pan caliente, la pasta o algunas legumbres, los edulcorantes artificiales (manitol, sorbitol), un exceso de grasa en las comidas y abstenerse del alcohol. - Evitar las comidas muy condimentadas. Zaragoza apunta también a las legumbres (a excepción de los guisantes), los frutos secos, el arroz integral y el pan integral”, como alimentos que causan hinchazón. Esta nutricionista señala también el gluten presente en el trigo, el centeno, la cebada y la avena (por contaminación cruzada) como causa de malestar abdominal. “También debes evitar toda la familia de la col (repollo, coliflor y brócoli) ya que contienen fructanos que se han relacionado con la sensibilidad al gluten no celíaca, además de la lactosa, especialmente la de la leche y los quesos curados y cremosos”, añade. La importancia de la cena Como dicen los expertos en nutrición de YTS Medispa, “si padecemos de distensión abdominal hay que prestar especial atención a las cenas para que no nos afecte al sueño”. Estas son las recomendaciones del equipo de YTS Medispa para cenar sin tener molestias digestivas: - Evitar las verduras que producen gases, como la lechuga, verduras de hoja grande, coliflor, repollo, brócoli. - Incluir alimentos proteicos en la cena (tortilla francesa, filete de pollo a la plancha, pescado a la plancha, etc.) pero evitar las carnes rojas por la noche. - Evitar la fruta por la noche (se puede sustituir por un yogur desnatado). - No beber líquido en exceso durante la cena, es mejor beber antes de cenar. - Cenar a una hora temprana que permita que pase una hora o dos antes de acostarse. - Si se puede, dar un paseo para ayudar a hacer la digestión en mejores condiciones. - Si el problema no mejora es importante acudir al médico para que valore las causas de la distensión abdominal y pueda recomendar un tratamiento adecuado. Entre los alimentos recomendados para evitar la hinchazón abdominal la nutricionista de Nooddle señala el calabacín, la zanahoria y la calabaza cocidas o en forma de crema o puré; el pollo y los pescados blancos; la patata o el arroz blanco hervidos; el queso fresco, el yogur, la manzana y la pera al horno, y el plátano maduro.

Recetas:

  Crema de zanahoria y calabacín Ingredientes (2 personas). 2 zanahorias, medio calabacín, media cebolla, 2 cucharadas de aceite de oliva, 2 pizcas de sal. Preparación (25 minutos). Pela y corta en rodajas la zanahoria. Lava y corta en rodajas el calabacín y corta la cebolla en tiras. En una olla echa un poco de aceite de oliva y saltea, a fuego medio, las verduras. A los 3-4 minutos cúbrelas con agua, echa sal, tapa y cocina unos 20 min hasta que las verduras estén tiernas. Bate, sirve en cuencos y ¡a comer! Truco. Si te gustan las cremas espesas, añade una patata a la olla. Merluza al horno con patatas Ingredientes (2 personas). 2 lomos de merluza, 2 patatas, 1 cebolla, 3 cucharadas de aceite de oliva, 1 pizca de pimienta, 2 pizcas de sal. Preparación (35 minutos). Pela la patata y la cebolla, y corta en rodajas finas. Precalienta el horno a 150°C. En una bandeja de horno coloca las verduras, sazónalas al gusto y riégalas con un chorrito de aceite. Deja que se cocinen durante 15 minutos a 180°C. Pasado ese tiempo abre el horno, da la vuelta a las verduras y coloca la merluza (o lomos de merluza en su caso) sobre las verduras. Echa un poco de sal y pimienta al pescado y sube el horno a 200°C. Cocina el pescado unos 10-15 minutos (según tamaño). Antes de sacarla, con un tenedor comprueba si está cocinada por dentro. Truco. Puedes sustituir la merluza por el pescado que tengas y añadir rodajas de tomate o calabacín a la receta, o sazonar el pescado con distintas hierbas aromáticas.  

Pollo con calabacines

Ingredientes (2 personas). 1 pechuga de pollo, 1 calabacín, 1/2 cebolla, 1/2 limón, 2 cucharadas de aceite de oliva, 2 pizcas de sal. Preparación (20 minutos). Lava y corta en rodajas no muy gruesas el calabacín. Corta en láminas la cebolla y la pechuga de pollo en tiras tamaño medio. Echa un chorrito de aceite en una sartén y cocina la cebolla un par de minutos. Echa el calabacín y un poco de sal. Raya un poco la cáscara del limón y viértela en la sartén. Saltea todo a fuego medio (5-7 min). En otra sartén, con un poquito de aceite, cocina el pollo. Échale una pizca de sal y dos cucharadas de zumo de limón. Cuando el pollo esté cocinado, viértelo en la sartén de los calabacines y, con suavidad, integra todos los ingredientes. Sírvelo con alguna rodaja de limón. Tip: Puedes emplear la misma sartén, sin limpiarla, para hacer toda la receta para potenciar los sabores.     Recuperado de : https://www.elle.com/es/belleza/salud-fitness/a20722406/cenas-que-no-dan-gases/    
Facebooktwittergoogle_plusrssyoutubemailFacebooktwittergoogle_plusrssyoutubemail